Cosas que los hombres deben evitar comer para tener senos

Cerca de la tercera semana, a partir de su concepción, el embrión humano reúne los nutrientes necesarios para desarrollar el tejido mamario. Como aún no existe acción hormonal que decida el sexo, la estructura que funciona como conducto lácteo permanece idéntica en cada feto, hasta que los cromosomas hacen su parte y determinan si se tratará de una niña, con estructura mamaria que desarrollará por completo más adelante, cuando afronte su adolescencia, o un niño, cuyos pezones sólo serán una muestra más de los caprichos de la evolución.

En las mujeres, los pezones y senos voluminosos son símbolo de fertilidad, una zona altamente erógena y cargada de una connotación sexual, además del medio principal del vínculo más poderoso que puede existir entre madre e hijo, la lactancia. Sin embargo, para los hombres con senos desarrollados existe una clasificación médica conocida como ginecomastia. Se trata de la condición masculina en que las glándulas mamarias crecen de forma anormal, concentrando grandes cantidades de grasa en los pechos. Aunque en el grueso de ocasiones sólo se trata de sobrepeso o un desequilibrio hormonal que no acarrea mayores complicaciones para la salud, la presión social provoca vergüenza y pérdida de confianza en los hombres que sufren de esta patología.

Conoce los alimentos que debes tachar de tu lista definitivamente si te enfrentas a la ginecomastia por sobrepeso y evítalos a toda costa:

Habas y lentejas

Las legumbres son un poderoso depósito de estrógenos recomendado para las mujeres que requieren aumentar estas hormonas en su dieta. Pero si eres hombre y sufres de ginecomastia, lo mejor es consumirlas en bajas porciones y ocasionalmente, con especial atención en las habas y lentejas.

Huevos

A pesar de que se trata de una fuente natural de proteína animal recomendada ampliamente, el abuso en la dieta es uno de los errores más comunes en los hombres que intentan desarrollar el tren superior y sólo consiguen músculo sobre grasa en los pechos. Evita utilizarlos como un desayuno diario, sobre todo en licuados y otros batidos donde se pierde la noción de cuánto se está consumiendo.

Soya

Un alimento de moda, especialmente entre la población vegetariana por su versatilidad para elaborar alimentos que sustituyan a la carne. Pero debes evitarlo a toda costa si te enfrentas a un aumento localizado de la grasa en los pechos, especialmente durante la adolescencia o si inicias una rutina de ejercicio, pues contiene fitoestrógenos.

Arroz y avena

Algunos granos (con especial énfasis en los integrales) contribuyen a un aumento del estrógeno en el cuerpo. Consume en bajas porciones arroz, avena, el pan a base de trigo, cebada y otros cereales, sobre todo los producidos industrialmente, pues también contienen un sinfín de azúcares de rápida absorción.

Linaza

De la misma forma que la soya, la linaza contiene fitoestrógenos que pueden ser perjudiciales si estás buscando reducir el volumen de grasa acumulada tus pechos. Evita exagerar en el consumo de la linaza, pero al mismo tiempo aprovecha sus beneficios, pues está compuesta de una gran porción de fibra dietética y ácidos grasos no saturados benéficos para el sistema circulatorio.

Lácteos

Por regla general, la leche y todos los derivados lácteos deben eliminarse de una dieta cuyo propósito es perder la mayor cantidad posible de grasa, incluso los productos deslactosados, semidescremados y todas sus variantes deben ser suprimidas para conseguir el resultado deseado en los pectorales.

Además de cuidar tu dieta, es esencial realizar ejercicios tanto generales como específicos para reducir la grasa en la zona en cuestión y sustituirla por músculos.

Facebook Comments